martes, 8 de marzo de 2016

A PROPÓSITO DE HOMERO ...

Excusa que siempre nos parece buena, incluso para celebrar esta semana el Día Internacional de la Mujer.
¿Y si el poeta de la Ilíada hubiera sido una mujer? Es la posibilidad que sugiere, entre otras muchas tesis interesantes, Andrew Dalby en La reinvención de Homero (Barcelona 2005). Una mujer que podría haber dispuesto del tiempo y la oportunidad para fijar por escrito tanta tradición épica oral como llevaban los aedos en sus repertorios; una mujer, dos mil ochocientos años atrás, sensible para describir emociones e imaginativa para mantener la tensión del enfrentamiento de la guerra. Ya Robert Graves lo había imaginado en La hija de Homero en 1916, inspirado por una teoría de Samuel Butler de 1896.
A los alumnos de Griego II, plenamente inmersos en los dáctilos homéricos y los genitivos eolios, les ha parecido un supuesto muy atractivo: la belleza de los versos homéricos, obra de una mano femenina. Por tantas mujeres que tuvieron que disimular su condición femenina para que viera la luz su ingenio, su creatividad o su valor.
Pero Homero nos ha servido estas semanas para más de un experimento y para muchas risas.
¿El experimento? A la manera de los rapsodos, "cosedores" de cantos épicos, y para probar las teorías de la Cuestión Homérica, uno de estos alumnos ha creado un poema a partir de versos de canciones. Os lo enseñaremos.
¿Las risas?
"CANTA, MUSA, LA COLETA FUNESTA ..."
Y no es un comentario de los azarosos tiempos que vivimos en la política. Es que en la última edición del intemporal Pabón, el dicionario manual griego-español, nos han cambiado el significado de μῆνιν, el principio de la Ilíada.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...