martes, 7 de junio de 2011

A MIS HOMÉRIDAS

Llegan las cálidas brisas del verano y zarpan los seguidores de Homero. ¿Qué travesías los esperarán? Las divinidades marinas de pies de plata guíen su ruta y los hagan encontrar los puertos anhelados. Y si inician este nuevo viaje sin rumbo fijo, que los soplos salados de Eolo los lleven a descubrir islas sugerentes, evitando los remolinos y las corrientes.
Así que, εὖ πλοῦs, buen viaje a los discípulos, para siempre, de Homero: a la silenciosa Lorena, a Marina de muchas palabras; a la dulce Nawal y a Isa buena para la queja; al descontentadizo Juanfran y a Dámaris llegada del norte; a Rocío la muy hacendosa y la inconformista Viky.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...