lunes, 14 de febrero de 2011

DIONISO, DEMÉTER Y CORE

A mitad del mes de Antesterión Atenas celebraba los Misterios Menores, las Antesterias con las que se recibía la primavera, en honor a las diosas protectoras de la tierra, la vida del campo, el nacer y el morir de las cosechas de las que vivían los atenienses, Deméter y su hija Perséfone, "la muchacha". Pero era también la fiesta de Dioniso, el dios del vino, y la de los difuntos.

El primer día, pithoigia, se abrían las
tinajas del vino de la cosecha de otoño y
con ellas los sacerdotes hacían libaciones al dios y plegarias.

El segundo
día, de los choes, cada participante en la fiesta recibía un vaso lleno de
vino y se iniciaba una competición para ver quién se lo bebía primero y ganaba el premio. Se creía que en ese día, que era "nefasto", de mala suerte, los muertos daban vueltas alrededor de los vivos.

El último día de las Antesterias, de los chitroi, se ofrecían a Dioniso jaras de barro con legumbres cocidas.



(De J.GARCÍA LÓPEZ La religión griega)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...